ARGO, LINCOLN, HITCHCOCK, THE SESSIONS

Deja un comentario

enero 24, 2013 por La Vieja Noche

“Pero no hay que pedirle peras al olmo. Conque nos de un poco de sombra es suficiente. De todos modos, al gran público le debe gustar mucho la película, y algo queda. “

Por Gilberto Concepción Suárez

ARGO

la proxima guerra argo la pelicula ben affleck iran secuestro diplomaticos 1979 embajada eeuu

Un magnífico ejemplo de una película muy buena, que toca políticamente en el momento apropiado y podría ser ganadora de un Oscar sin realmente merecerlo. Como cine es muy buena y contiene importantes elementos bien logrados. Las actuaciones son muy buenas, especialmente la de Bryan Cranston, nominado y del propio Ben Affleck que es además el director.  La dirección y el montaje son muy buenas y, en general, funciona como thriller .

La película contiene críticas serias a la desprestigiada figura de los Estados Unidos en su rol internacional. La tesis parece ser que quien una vez fungió de gendarme, ya no puede custodiar ni sus propias espaldas. Pero hay mucho de timidez en los planteamientos, algo de temor y mucho de no ofender. Lo que debía ser un fuerte aplauso a Canadá, el lugar donde habitan americanos buenos, se convierte en un tibio y distante reconocimiento que casi parece un saludo.

Pero no hay que pedirle peras al olmo. Conque nos de un poco de sombra es suficiente. De todos modos, al gran público le debe gustar mucho la película, y algo queda.

LINCOLN

Daniel-Day-Lewis

El décimosexto presidente de los Estados Unidos  (1861-1865) es considerado por muchos como el más grande de todos. Pero en realidad, del ‘honesto Abe’, como le llamaban, se sabe menos que de otros considerados no tan importantes. Fue factor principalísimo para la liberación de los esclavos negros, en una nación nacida de la afirmación de los valores más negativos. Antidemocrática, violenta, intolerante y aferrada al materialismo más rampante, la naciente sociedad norteamericana no podía tratar bien al hijo de un carpintero pobre. Abraham Lincoln, nacido en 1809, trabajó en lo que pudo y fue su propio profesor de derecho. A los 25 años era legislador estatal en su natal Illinois y ya nunca abandonaría la política.

Por sus ideas y posturas, generalmente contradictorias con las de la mayoría de la clase dominante de la época, llegar al poder y mantenerse ha debido ser una historia de negociación, negación y compromiso, al margen de la historia oficial o de la documentada. Hay mucha oscuridad, mucha interpretación y mucha especulación. Esa debe ser una excelente descripción de sus cortos años de presidencia, que fueron los últimos de su vida, tronchada a los 56 años por una bala asesina. Por qué, quiénes conspiraron y cómo se tramó y logró el asesinato será todavía un misterio por mucho tiempo.  El pasado año se empezó a intentar develarlo y ahora continua el cine ofreciendo primicias tardías, en buena parte interpretativas o meramente especulativas.

El primer asunto que llama la atención es la filiación política del libertador de los esclavos. Era republicano, porque entonces los más liberales no eran los demócratas. El segundo asunto eran las manipulaciones, compromisos corruptos o ejercicios de poder descarnado, de quien habría de entrar a la historia con un manto de pureza, reñido con actos deshonestos, aunque se llevaran a cabo en aras de un fin noble. Al paso de los siglos hemos concluído, al menos filosóficamente, que el fin no justifica los medios.

De todas maneras, parece indiscutible que Lincoln tenía una personalidad suave y pacífica que contrastaba con su figura de 6 pies 4 pulgadas. Además, el Lincoln de la guerra era distinto al negociador, al presidente y al marido. Todas esas figuras, con una gran maestria y sabiduría actoral y un gran parecido físico, Daniel Day-Lewis borda el personaje en una actuación memorable, secundado maravillosamente por, entre otros, Sally Field, Tommy Lee Jones y James Spader.

Nominada para un Oscar, tiene excelente dirección, montaje, música y fotografía. Si se gana el premio, nadie debe sentirse incómodo, Si no se lo gana, basta con el honor de la nominación y el acierto de seguir abriendo camino para la historia y para la verdad.

HITCHCOCK

hitchcock-poster04

El título evoca a quien para muchos expertos serios  –directores. críticos, cinéfilos—es el mejor director en la historia del cine. Ciertamente es uno de los más grandes, pero su vida personal  no parece haber estado a esa misma altura.

Recientemente se hizo una película para la televisión en la que se presenta, tal vez  con razón, un Alfred Hitchcock depravado, a veces más interesado en satisfacer la lujuria o la gula, que las necesidades del rodaje. Las biografías publicadas son parcas o guardan silencio en ese tema que después de todo no tiene que examinarse para enjuiciar su obra cinematográfica. Su vida matrimonial, a veces idealizada, es destrozada literalmente en la película para la televisión. Factores más allá de los libros hacen suponer que no ha sido un modelo social, para ser demasiado precavido en el lenguaje.

Una segunda película en menos de un año llega, esta vez para el cine en primera instancia, con una pareja actoral de grandes ligas, Anthony Hopkins y Helen Mirren, y con un título que es confuso. No es sobre Hitchcock propiamente, sinó sobre el período de su vida que abarcó la preparación del proyecto cinematográfico y la filmación de una de sus más importantes películas que a su vez es una de las más importantes en la historia del cine, Psycho, y lo ocurrido entre su vida directoral y su vida matizada por el sexo, la infidelidad y las intrigas.

La película es buena, pero ayudaría que tuviera otro titulo. La actuación de Hopkins es muy buena, pero ayudaría que se pareciera más al personaje real. Los artistas de reparto están dentro de los límites de lo razonable pero ayudaría que tuvieran más pasión. Helen Mirren está excelente y merece todos los elogios, especialmente cuando ella ha debido dirigirse, porque la dirección brilla por su ausencia.

THE SESSIONS

film-poster

Con noventa y cinco minutos de duración, The Sessions descansa fundamentalmente en las actuaciones. El tema, aunque profundo y diferente, es muy sencillo.

Un poeta de 36 años, virgen y unido a un pulmón artificial permanentemente, so pena de asfixiarse busca la ayuda de una profesional experta en terapia sexual para que lo ayude a perder la virginidad.

Las dos actuaciones, de John Hawkes como el poeta y de Helen Hunt como la terapeuta, son muy poderosas y convincentes. Hawkes permanece casi toda la película acostado, actuando con la expresión facial y la voz y Hunt pasa la mayor parte del tiempo desnuda, con tomas frontales a veces, de cuerpo entero, como si estuviera vestida de punta en blanco.816b112c6105b3ebd537828a39af4818

Helen Hunt ya no es una muchacha joven, aunque conserva su belleza física. Ha debido ser una decisión difícil aceptar el reto de actuación con más de 50 años de edad.

Hawkes, por su parte, aceptó volver a la actuación más básica, sin ayudas ni afeites. Los dos están lo más al natural que puede estarse y la comunicación con el público se establece de forma intuitiva, por la conciencia y de manera magistral.

No hay ofensa de clase alguna y se establece una simpatía absoluta con ambos personajes. Condición física, edad, desnudez corporal o mental no cuentan. La identificación con ambos es total y salimos de la sala de cine todavía envueltos en la magia de la cinematografía. Nuestro respeto al guionista y director Ben Lewin.

 

NOTA: crédito foto portada, dobryserial.cz

foto2, crédito, monicalopezbordon.com

foto3, crédito, cuatrocientasbutacas.blogspot.com

foto4, crédito, http://reelandunscripted.com

foto5, crédito, sneakpeek.ca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: