AMOUR

Deja un comentario

febrero 7, 2013 por La Vieja Noche

Como cine, esta película es una joya que debe ser vista por todos. Como testimonio de vida y trascendencia, tiene asegurada la eternidad del cine. Y como planteamiento filosófico, como dice un personaje incidental, “hay que quitarse el sombrero”.

Crítica de cine

AMOUR

AMOUR-poster-finalbaja-280x400

Gilberto Concepción Suárez

El director Michael Haneke, con un historial como guionista, como director y también como dramaturgo, nació hace más de setenta años en Alemania. Amour se desarrolla en Francia y sus intérpretes son franceses. Es, sin embargo la selección oficial de Austria en los óscares y, como tal ha sido nominada como mejor película en lengua extranjera. Para sorpresa de muchos, también fue nominada como mejor película.

En realidad es una escuela de cómo hacer cine, de cómo comunicar unas ideas y de cómo dialogar con la audiencia sin aburrirla. A todo fin práctico hay dos personajes que llevan casi todo el peso, uno que asume la función de reparto y unos pocos más totalmente incidentales. Hay escenas en que por varios minutos solamente hay diálogo, con una cámara fija y otros en que ni siquiera hay diálogo. Al mismísimo inicio de la película, la cámara se sitúa en el escenario de un teatro, desde la perspectiva del actor, en silencio y nos comunica un sinnúmero de asuntos, incluyendo el amor de la pareja protagónica.

Los intérpretes son Jean-Louis Trintignant y Emmanuelle Riva, secundados por Isabelle Huppert. El director es un genio, pero parte de la genialidad fue lograr la participación de estos artistas extraordinarios y dirigirlos en la forma en que lo hizo. Todos merecen premios y no ha sido de gratis que la película ha obtenido el mayor premio del Festival de Cannes, la Palma de Oro, y el Globo de Oro a la mejor película extranjera. Haneke, por su parte, está nominado como guionista y como director.

l_1602620_ddecb3d9

En realidad, este es un love story totalmente diferente, que obliga a reflexionar y a compometerse con ideas trascendentales. A pesar de que los protagonistas son dos maestros de música retirados, casi no hay música y son más frecuentes y fuertes los silencios. En un instante, la vida tranquila y feliz del anciano matrimonio, cambia diametralmente y somos partícipes del horror y la liquidación de la vida, sin esperanza de futuro. Ahora todo es pasado. Porque en alguna medida hemos vivido algo de eso familiarmente, asunto que ha tocado de cerca a mi entrañable esposa y compañera, el alma se nos apretaba cuando juntos veíamos la película que aún no ha estrenado en Puerto Rico.

Como cine, esta película es una joya que debe ser vista por todos. Como testimonio de vida y trascendencia, tiene asegurada la eternidad del cine. Y como planteamiento filosófico, como dice un personaje incidental, “hay que quitarse el sombrero”.

NOTA: crédito cartel, www.analiasanchezprensa.com.ar; www.movieposterdb.com

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: