Hermanos y hermanas de las iglesias cristianas puertorriqueñas

Deja un comentario

junio 27, 2013 por La Vieja Noche

Entiendo la función profética que debe ejercer la iglesia, excepto que en la Biblia ese ministerio siempre se refirió prioritariamente a la defensa de los menesterosos,…

LAVIEJANOCHE.WORDPRESS.COM

(Enlace de facebook)

A mis hermanos y hermanas de las iglesias cristianas puertorriqueñas

biblia_Gutenberg

Luis Rivera-Pagán

Tribunal+Supremo+de+Estados+Unidos+respalda+matrimonio+gayAl leer las reseñas periodísticas de las dos decisiones del Tribunal Supremo estadounidense sobre el matrimonio igualitario me entristece el percatarme que la mayoría de los repudios y rechazos provienen de sectores eclesiásticos, protestantes, pentecostales y católicos, con honrosas excepciones (los obispos Lozada y Álvarez, de las iglesias Luterana y Episcopal, en primer pero no exclusivo lugar).

Entiendo la función profética que debe ejercer la iglesia, excepto que en la Biblia ese ministerio siempre se refirió prioritariamente a la defensa de los menesterosos, desvalidos y oprimidos. Incluso Jesús inició su ministerio de esta manera:

“El Espíritu del Señor está sobre mí,
Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres…
A pregonar libertad a los cautivos…
A poner en libertad a los oprimidos.”
(Lc. 4: 18)

Muchos de nuestros líderes religiosos repudian el matrimonio igualitario y rechazan las aspiraciones de igualdad en derechos de la comunidad lgbtt por “defender la familia”. Si así fuera: 1) deben involucrarse en los verdaderos problemas que aquejan las familias puertorriqueñas (crisis económica, desempleo, alcoholismo, violencia doméstica, tensiones no resueltas, entre otras); no conozco familia alguna que esté en crisis porque miembros de la comunidad lgbtt reclamen igualdad en derechos civiles; 2) deben reconocer que lo único tradicional de la mal llamada “familia tradicional” es que tradicionalmente (perdonen la cacofonía intencional) ha cambiado múltiples veces, a través de la historia, su estructura y formas de ser y convivir. De la poligamia (válida en partes de la Biblia) a la monogamia patriarcal indisoluble, a la monogamia igualitaria y soluble, con esposas e hijos que ya no son meras posesiones del varón esposo y padre.

Me duele ver como líderes eclesiásticos, con toda la buena fe que pueda motivarles, convierten a sus iglesias en bastiones del discrimen, la exclusión y la homofobia. Jesús no sólo les manda a no juzgar – “No juzguéis, para que no seáis juzgados” (Mt. 7:1), sino también les advierte lo que puede suceder si no obedecen su mandato:

“No todo el que me diga ‘Señor, Señor’, entrará en el Reino de los Cielos… Muchos me dirán aquel día: ‘Señor, Señor”… Y entonces les declararé: “¡Jamás os conocí, apartaos de mi…’! (Mt. 7:21-23).

Crédito fotosedc.evidenciasdelcristianismo.comwww.24horas.cl

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: