Antonio J. (Toño) González González

1

julio 6, 2013 por La Vieja Noche

En su participación intensa, día a día, por la independencia de Puerto Rico, Toño González defendió los derechos de todos los puertorriqueños. En su mensaje dirigido a la raíz de los profundos problemas sociales, políticos y económicos,…

LAVIEJANOCHE.WORDPRESS.COM

Antonio J. González González

Screen Shot 2013-07-05 at 6.56.39 PM

En ocasión de otorgársele la medalla Gilberto Concepción de Gracia por el Colegio de Abogados de Puerto Rico el 25 de junio de 2013

Gilberto Concepción Suárez

Screen Shot 2013-07-05 at 7.03.50 PMLos que hemos tenido el privilegio de conocer a Toño González, hemos sido muy afortunados. Los que pudimos compartir con él la lucha por la libertad verdadera, fuimos más afortunados. Pero los que hemos sido además sus discípulos, aprendimos no solamente a entregar nuestros esfuerzos a una causa y a conocer los principios que deben conducirnos a lo largo de la vida, y fuimos entonces los verdaderos afortunados.

Antonio J. González González, hijo de la montaña puertorriqueña, forjado al calor de una familia auténtica de lo más profundo de nuestras raíces patrias, nació maestro, patriota, comprometido con los valores más altos y valiente hasta las últimas consecuencias de su amor dirigido al espíritu, la verdad y las defensas sin titubeo de los desamparados, hace más de noventa años. Y dije nació, porque sus valores los trajo consigo y el tiempo de aprender lo utilizó para enseñar lo que consigo trajo.

Toño mismo no debe poder precisar cuándo se comprometió a defender los valores patrios, a luchar por la independencia de su isla irredenta o a dar amparo a los que no tienen voz entre las voces que debaten. En su pueblo de Ciales, en el campo y en el pueblo, en la lucha contra el nazismo y el fascismo, en la prisión nazi, en el cultivo del intelecto para ponerlo al servicio de los necesitados, en la escuela política, en las salas de clases, en la formación de las futuras generaciones del país, en la diseminación de las ideas y en la defensa de la verdad, transcurrieron los años, junto a Georgina Rodríguez-Ginín- su compañera de una vida larga y fructífera, acompañante en todas las instancias, desde el día uno hasta la noche de hoy.

En su participación intensa, día a día, por la independencia de Puerto Rico, Toño González defendió los derechos de todos los puertorriqueños. En su mensaje dirigido a la raíz de los profundos problemas sociales, políticos y económicos, su énfasis fue siempre en los necesitados, en los marginados, en los que estaban faltos de justicia, en los que requerían escuderos que los defendieran. En su calidad de brillante economista y profesor de economía, su propuesta estaba dirigida a revolucionar desde lo más profundo el desbalance económico entre los humanos y particularmente entre los puertorriqueños. Para mejor defender a los que requerían apoyo, estudió derecho y se hizo abogado también.

Graduado de los más prestigiosos centros de estudio y con las más altas distinciones, puso sus conocimientos y títulos, no al servicio de los grandes intereses, sino al de los más desamparados, prefiriendo la satisfacción de cumplir el deber como lo identificó, a la satisfacción falsa del bienestar económico.

Reconocer una nacionalidad, su condición colonial, la necesidad de elevar la voz por ella y duplicar el trabajo es luchar por los valores patrios. Por lo que representa para nuestras generaciones, lo que fue para las anteriores y lo que debe preservarse y hacerse crecer para las futuras. Eso ha hecho Toño por más de medio siglo y eso harán su memoria y su legado por larguísimos años, cuando nuestra nacionalidad pueda ser consolidada en libertad y mucho más allá en el tiempo.

Ir a los campos y los pueblos, elevar la voz por encima de las fronteras nacionales, dejar en herencia miles de discípulos y descendientes comprometidos, investigaciones, interpretaciones, estudios, informes, escritos, discursos, ideas, propuestas, soluciones a corto y largo plazo y una visión sensata, coherente, funcional, valiente, trascendente y amplia de todos los asuntos fundamentales, constituye una aportación que deja huella profunda y marca generaciones enteras. Amar y aplaudir a los luchadores, sin importar las diferencias, ha sido norma invariable para Toño González y no ver las manchas del sol, sino su luz, parafraseando a José Martí, ha sido su constante más definitoria. Y todo ello con la paz y la tranquilidad de la comprensión, el humor, la fe y el amor de quien tiene la certeza y la sabiduría de la verdad y la capacidad para el diálogo y la discrepancia, sin odio, sin mala voluntad, sin desamor.

Lo dicho significa el compromiso social y humanista.

gilberto-1La verdadera luz que alumbra no es la más brillante sino la que, sin importar la cercanía, no nos deslumbra. Aunque para muchos este servidor no pueda tener mucha objetividad para hablar de Gilberto Concepción de Gracia, creo que a pesar de la poca distancia entre él y yo, su luz ha sido guía y no deslumbramiento. Por ello, sentimos que podemos decir esta noche que, aunque la medalla Gilberto Concepción de Gracia ha sido otorgada a figuras de excepción hay algunas tan merecedoras pero ninguna mejor que Antonio J. González González, Toño, querido y admirado, maestro y compañero, luz que alumbra sin deslumbrar.

Crédito fotoswww.elsuralavista.com; https://laviejanoche.wordpress.com 

Un pensamiento en “Antonio J. (Toño) González González

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: