Compañeros de luchas y de sueños

Deja un comentario

julio 19, 2013 por La Vieja Noche

Cercana la medianoche, uno de los amigos que sabe soy noctámbulo —y es de los que goza de licencia para comunicarse conmigo sin importar la hora—    llamó para cerciorarse si había recibido vía email unas líneas solicitadas sobre un filósofo del que es gran estudioso. El amigo y su compañera salían de viaje hacia New York de madrugada. Y es que nuestras conversaciones tienen por costumbre extenderse. Esta no fue distinta a otras, estuvo exenta de brevedad alguna por mucho que la ocasión lo ameritara. Lo cierto es que por algún motivo salió a relucir entre lo hablado el nombre de Oliverio, el Chileno. Y resulta que hace un año más o menos, apenas comenzando el verano, el Chileno falleció y escribí, en uno de mis blogs, una nota sobre tan entrañable amigo.

Screen Shot 2013-07-18 at 6.08.27 PMTomás L. Vargas Morales/ Director/ Editor

LAVIEJANOCHE.WORDPRESS.COM

 

Hoy, que diluvia; truenos y relámpagos se apoderan de los cielos y la mar se muestra embravecida, quisiera compartir lo escrito entonces (aquel domingo, 24 de junio de 2012):

Compañeros de luchas y de sueños

2663507

“Cada una y cada uno de nosotros tiene en su memoria un particular álbum de recuerdos felices de aquellos días… tuvimos juventud y fue vital/ No hubo besos más fogosos que aquellos que se dieron en el fragor de las brigadas muralistas. El que besó a una muchacha de la brigada… besó el cielo (nada pudo) quitar ese sabor de los labios./ Claro que cometimos errores. Éramos autodidactas en la gran tarea de transformar la sociedad… Metimos la pata muchas veces, pero jamás metimos la mano en los bienes del pueblo./ …es parte de nuestro legado feliz, de nuestra memoria feliz. Y tuvimos modales propios porque una sola palabra bastaba para saber qué éramos y qué soñábamos: Hola compañera, hola compañero. Y con eso ya estaba dicho todo. Que las palabras Compañera y Compañero suenen como una caricia, y bebamos con orgullo el vino digno de las mujeres y los hombres que lo dieron todo; que lo dieron todo y pensaron que no era suficiente.”
(Este epígrafe es una paráfrasis de líneas escogidas por mí, a propósito  —a manera de homenaje al compañero Oliverio Serrano, socialista chileno-puertorriqueño— , del  Memorial de los Tiempos Felices del escritor chileno, Luis Sepúlveda)

        —Me preocupa eso de que se esté muriendo, de entre los que conozco, gente que no se había muerto antes  —me comentó un amigo. ¡Y tan de seguido!

       —Gente de nuestra edad o una década mayor, que si veinte años no es nada, diez mucho menos….,

       —Aunque ya no seamos unos niños… ¡A mi también! —me dijo—.

       —¿En serio? Porque son amigos muy queridos. Gente muy vivos, no como algunos que a diario vemos caminando sin saberse muertos, a la espera de un llano donde dejarse caer; sin los sueños de los que todavía osamos con soñar. A los que nos orienta la utopía, que como razón, jamás será una mentira, lo diga quien lo diga. Si mal no recuerdo, conocí al Chileno ya más a fines de la década del setenta, unos años más tarde de aquel 11 de septiembre de 1973 —día que “marcaría para los chilenos el fin y la muerte de un modo de vida”, a decir de Matilde Urrutia, compañera de los años maduros de Pablo Neruda.

        —“Hay un loco comunista, chileno, construyendo un barco”  —había escuchado decir en Mayagüez—, yo era por aquellos días organizador político independentista en la zona. Me animaba algo así como los siguientes versos de Sabina: “Se trata sólo de ponerse a sembrar,/ cualquier momento es oportuno,/ se trata sólo de empezar/ con ganas, no me negarás/ que lo hacen dos mejor que uno.”

Recuerdo que me llevó a conocerlo Henry Gronau, quien construía casas de madera y para esa época también tenía su Casa-Oficina en Guanajibo.

Y allí estaba, frente al mar, entre aquel impresionante esqueleto de madera que iba tomando forma de barco, el hombre alto, de piel curtida al sol y, con igual intensidad, huellas impresas en piernas, manos y rostro por vientos con granizadas de sal.

Aquellas iniciales horas de conversación sobre como afrontar el trabajo organizativo de próximas jornadas de lucha me permitieron verlo cual siempre sería: rebelde, militante socialista chileno, inconformista, conspirador; solidario, dispuesto al combate, inmerso en todo el proceso de nuestra lucha independentista.

Screen Shot 2013-07-18 at 8.24.47 PMDesde aquel instante nos unió el afecto, el respeto, y puedo decir que fuimos muy buenos amigos. Siempre compañero, quiso hacer de este archipiélago de islas reflejo de los aires de sabiduría, camaradería, unidad de propósitos, sensibilidades  —y hasta de poesía, esa arma tan poderosa y temida por los enemigos de los pueblos—  de la tan admirada e idílica Isla Negra que, Neruda, quizá el más conocido y querido de los chilenos, legara al mundo.

Aunque su verbo en ocasiones diera la impresión de tornarse brutal, no hay duda que lo que hacía era ir directo al punto. Nada lo inhibió de expresarse, jamás (hábito obviamente fomentado en su crianza familiar y por sus camaradas chilenos durante años). Sin embargo, cuando se lo proponía, lograba darte una zurra con esta especie de cínico-respeto que no podías, en tu sano juicio, atribuirle motivos o darte por ofendido.

Oliverio Serrano fue de los que en su acción diaria llevó el convencimiento del hacer posible lo imposible por caminos por nuestra liberación, aunque perseverante, no ajeno al cambio de estrategia cuando el momento lo requería. Cuando se tienen problemas serios se buscan soluciones serias. Fue crítico, y abierto a la crítica positiva. Supo diferenciar que, al venir de sinceros hermanos de lucha, de los nuestros, de los propios, esa crítica es sugerencia, buenos deseos, sano propósito de enmienda. Y consiguió llevar también, en sus ojos, como auténtico chileno e independentista socialista, el brillo de ternura esperanzadora del Pablo militante: “Usted verá todo lo que es posible conseguir cuando ellos sepan a lo que tienen derecho,  Ahora es necesario sacudirles este adormecimiento de siglos.”

¡Decía ver la historia bailando con las olas!  Fue un enamorado de la mar. Cuando conocí al Chileno creí que construía un barco.

¡No podía estar yo más equivocado! En realidad, Oliverio construía un arca. Aquel esqueleto de madera sería cubierto por la argamasa que uniría nuestros anhelos de independencia patria, política; donde todos pudiéramos resguardarnos de las tormentas propias de estas luchas; un arca con espacio para todos los que desde los más diversos escenarios de combate aún insistimos en llamarnos: ¡Compañero!

Crédito fotos, svpetr.solovki.infostream.aljazeera.compicclick.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: