Este libro de Dionisio, un caminante amigo

Deja un comentario

noviembre 3, 2013 por La Vieja Noche

“ Debe ser que con la edad uno se recrea en lo bello de la vida. Fuego e hielo, encantamientos y silencios. En Los dos nacimientos de Dionisio, Robert Graves nos cuenta lo que somos.”  Y Dionisio Márquez, en De Celada a San Juan nos recrea dos de sus grandes pasiones… “

LAVIEJANOCHE.WORDPRESS.COM

Este libro de Dionisio, un caminante amigo

Screen Shot 2013-11-02 at 4.11.41 PM

Tomás L. Vargas Morales/Escritor/Editor/ Director/ laviejanoche.wordpress.com

Hace unos días recibí el regalo de tener en mis manos un nuevo libro. Quien me conoce sabe que no existe mejor obsequio. Este en particular resultó ser la primera publicación de a quien me unen verdaderos lazos de amistad, aprecio y respeto. Leí su libro con el mayor de los cuidados, conociendo al autor buscaba lo oculto tras lo expresado en cada frase escrita. Resultó ser alma y corazón de puertas abiertas.

No por casualidad, el nombre del amigo trajo a mi recuerdo un libro que leyera hace veintitantos años: Los Dos nacimientos de Dionisio. Y como es mi costumbre escudriñar entre papeles, en librerías, mi biblioteca personal y las redes cibernéticas, en un blog (EL ALMIRANTE RUINA. DIARIO DE UN RONDEÑO EN EL DESTIERRO), me encontré con la siguiente frase al comienzo:

“ Debe ser que con la edad uno se recrea en lo bello de la vida. Fuego e hielo, encantamientos y silencios. En Los dos nacimientos de Dionisio, Robert Graves (1895-1985) nos cuenta lo que somos.” 

Y Dionisio Márquez, en De Celada a San Juan nos recrea dos de sus grandes pasiones: el valor que da a la Amistad, con mayúscula, y la esperanza y constancia en el compromiso “a pensar con seriedad el futuro de nuestro país”; la necesaria e imprescindible pasión por la politica como una de las vías para lograrlo.

De Celada a San Juan es una excelente oportunidad para que quienes no conocen al autor, a través de su lectura se acerquen al conocimiento directo de un ser humano sensible, con vocación de poner sus conocimientos y virtudes -nos consta- al servicio de las causas justas y los más necesitados. Para mi que tengo el privilegio de contarme entre sus amigos y también de su familia inmediata, Amalia, su compañera de vida a quien dedica este su primer libro, y de sus hijos Natalia y Daniel, aunque el hecho mismo incomode o pueda levantar las acostumbradas sospechas sobre la imparcialidad al comentar el libro de alguien a quien se quiere, no me resultó difícil. Primero, porque ello me tiene sin cuidado. Y, además, resultó ser como dijera en un principio, “alma y corazón de puertas abiertas.” 

Este caminante amigo, compañero de lucha política con el que he compartido decenas de años, es de los mejores de su generación, el primero que se aventura a compartir reflexiones, algo de memorias y todo un homenaje a la amistad de principio a fin; con sentido del humor, notable humildad, sabiendo que goza de la confianza de amigos de todas las tendencias político-partidistas, religiosas, sociales y de genuina preocupación por el rumbo de nuestro país, del cual conoce bien su realidad y cotidianidad.

En su libro, Dionisio nos deja ver, comparte con el lector, lo contenido en su mochila de viaje; lo recogido en el camino, lo heredado, lo aprendido e internalizado bajo el sublime y bien logrado disfraz de lo que son sus vivencias, sanas y sentidas nostalgias (desde las folclóricas -que también cumplen su rol- a las quiméricas, las que hemos sentido sin importar la época o edad quienes somos hijos de barrio y de las calles de nuestros pueblos). Dionisio da merecida importancia y significado a la complejidad en la estrecha relación con la diversidad de amistades genuinas. Inevitable para mi evocar este último aspecto:

“…ahí siempre están los que quiero, alegres, sencillos, profundos, sin nunca recriminarle a nadie lo que piensa o lo que padece. Todo está dado, es simplemente amistad y hermandad. Ha sido un privilegio y un bálsamo no haber tomado la decisión de romper con ese pasado…

…no he descifrado este tipo de amistad y, realmente, que importa. Si sé que, por un lado, representa la nobleza y la perseverancia del puertorriqueño que lucha día a día. Eso lo aprendí con ellos y lo tengo bien claro. Por otro lado, representa el mejor ejemplo de hermandad, amor y dignidad, ser amigos y amigas de toda una vida.” (pág. 115)

Aparecen oportunamente textos y no puedo concluir sin felicitarlo por entrar, en uno de sus relatos, en la narración erótica, no le conocía esa capacidad literaria. Muy bien lograda por cierto, se la recomiendo: La Puta. Logra dejarte… salivando.

El peligro de parcializarse a su favor quedó despejado. De Celada a San Juan se explica por sí mismo.

Sé que Dionisio prefiere lecturas de biografias y que una de sus favoritas es la de Nelson Mandela. Y entiendo el porqué. Ahora bien, le recomiendo dos, en otra línea de pensamiento que sé disfrutará: la de Bioy Casares y la de Joaquín Sabina.

Celebro tu libro con alegría Dionisio, caminante amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: