Una grata velada

Deja un comentario

diciembre 18, 2013 por La Vieja Noche

“… monumento de una tarde/ sin duda inolvidable y ya olvidada;/ el rojo espejo occidental en que arde/ una ilusoria aurora… ¡Cuántas cosas,/ limas, umbrales, atlas, copas, clavos,/ nos sirven como tácitos esclavos,/ ciegas y extrañamente silenciosas!/ Durarán más allá de nuestro olvido:/ no sabrán nunca que nos hemos ido…”

Jorge Luis Borges

LAVIEJANOCHE.WORDPRESS.COM

 Una grata velada

Screen Shot 2013-12-18 at 5.48.17 PM 

Screen Shot 2013-07-22 at 12.41.54 AMTomas L. Vargas/escritor

Un abrazo:

El sábado 7 de diciembre al caer la tarde, mi amiga Magaly me brindó el regalo de BOHEMIA ENTRE AMIGOS, en Aguada.

Fue una grata velada. Llena de recuerdos, viejas pero eternas canciones en la voz de Tito Sombra, y también celebración junto a vecinos, buenos amigos, compañeros de lucha y familiares, del comienzo de las fiestas decembrinas (y de agradecimiento a quienes colaboraron e hicieron posible el reciente encuentro -en el querido oeste borincano- entre jugadoras de fútbol de República Dominicana y Puerto Rico).

Screen Shot 2013-12-18 at 2.26.24 PMEsa noche tuve la oportunidad de volver a compartir, entre otros, con Serafín, Arcadio y Wilson Cortés. Y hablamos de tiempos idos, jornadas mucho más ajetreadas; de los recientes días…  Supe del porqué de algunas cosas, aunque no extrañas ni ajenas para un hijo más del barrio y la calle, maestra vida; de razonamientos muy variados pero irrelevantes para el momento que nos ocupa. Nos reímos. Disfruté de la noche y de la amena conversación entre tan especiales camaradas y amigos. Un regalo sincero, cordial y desinteresado.

De regreso, en casa, he descansado todos estos días en que me ausenté de las redes sociales. He pasado largas horas leyendo, escuchando música…

Les confieso que esta no es de mis épocas preferidas del año, aunque cada diciembre marca un año más en mi calendario de vida.

Y ya que les dije que me las he pasado leyendo, encontré entre mis libros un regalo que me hiciera el legendario don Fernando Milán, un poemario de su autoría: Poemas del abuelo, editado por el Dr. Roberto Hernández y publicado en 1988. Tenía entonces don Fernando ochenta y tres años (83). De allí las siguientes líneas:

Seguí meditando./ Me bañé en la aurora./ Sentí ser la noche,/ de voces y ritmos extraños./ La noche de esperanzas,/ al día esperando./ Susurro del viento,/ silbando en silencio/ y pálida estrella/ colgando del cielo.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: