Venezuela: Tras la capucha

Deja un comentario

mayo 21, 2014 por La Vieja Noche

El cuerpo de vigilantes de la Universidad Central de Venezuela detiene en el recinto a cinco violentos con armas. Sólo uno era estudiante, pero de otra universidad. La rectora hace despedir a los vigilantes por cumplir con su deber.

 

 

ALAI, América Latina en Movimiento

 

Venezuela

Screen Shot 2014-05-21 at 6.03.51 PM

Tras la capucha

Luis Britto García/ Politica/ Social/Violencia

 

1

En un relato de Gabriel García Márquez figura una pensión que en lugar de excusados ofrece máscaras para que sus clientes hagan sus necesidades en plena calle. Esconde el rostro quien se averguenza de sus acciones ¿Qué esconde el terrorismo encapuchado en Venezuela?

 

2

Una conjura de los medios nacionales e internacionales pretende presentar a los terroristas como “estudiantes” y “pacíficos”. Las cifras dicen otra cosa. A principios de mayo, la Fiscal Luisa Ortega Díaz revela que desde el 12 de febrero fueron detenidas unas 800 personas, la mayoría de ellas sólo retenidas para evitar que continuaran con los actos violentos y liberadas a las pocas horas, de las cuales unas 174 quedaron en definitiva privadas de libertad mientras avanzaban las averiguaciones. De estos detenidos, apenas 12 eran estudiantes, menos del 7%. También a principios de mayo las autoridades allanan varios campamentos establecidos en la vía pública para mantener focos de perturbación permanentes, y detienen 243 personas. No más de un 20% de ellas eran estudiantes. El cuerpo de vigilantes de la Universidad Central de Venezuela detiene en el recinto a cinco violentos con armas. Sólo uno era estudiante, pero de otra universidad. La rectora hace despedir a los vigilantes por cumplir con su deber.

3

La Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, revela el viernes 9 de mayo que 49 de las 190 pruebas de toxicología que le fueron practicas a los opositores detenidos en el desalojo de los campamentos dieron positivo en consumo de drogas. Cerca de una cuarta parte de los examinados estaba bajo el efecto de estupefacientes. No parece comportamiento ejemplar de ciudadanos dedicados a la defensa de sus derechos políticos. ¿Quieren tomar el poder para imponer al resto de la población sus modelos de conducta?

4

El ministro de Interior y Justicia declara que entre los detenidos figuran 58 extranjeros. De ellos 21 son comprobadamente paramilitares colombianos, otros tienen órdenes de captura en Interpol, otros son terroristas buscados en el Medio Oriente: algunos estaban en posesión de arsenales de armas y sustancias incendiarias, muchos tienen prontuarios de narcotráfico o terrorismo internacional. Es el método largamente probado en Nicaragua, Líbano, Libia, Siria, en tantos otros sitios: inundar de mercenarios extranjeros armados países pacíficos, para legitimar destructivas intervenciones externas ¿No hay venezolanos para hacer oposición política? ¿De triunfar estos forasteros, ejercerán sus pacíficas profesiones desde el poder?

5

Basándonos en análisis de noticias de medios de comunicación, e informes de la Red de Apoyo por la Justicia y la Paz, Provea, Amnistía Internacional, Red de colectivos La Araña Feminista, del Centro para la Paz y los Derechos Humanos de la UCV, del diario web Aporrea, del informe escrito por el periodista Luigino Bracci el 15 de abril de 2014 y de compendios realizados por el comunicador Modesto Emilio Guerrero, llegamos a un conteo todavía provisional de víctimas fatales entre el 12 de febrero y mediados de abril.

6

Tras la capucha, mienten los medios internacionales y nacionales, se ocultan seres “pacíficos”. La violencia que desencadenan desde el 12 de febrero arroja un saldo de 42 muertos. Éstos se pueden separar en las categorías siguientes: 1) 20 víctimas fatales bolivarianas, que comprenden: 9 militantes del PSUV y agrupaciones sociales afines, 10 miembros de cuerpos de seguridad pública del Estado (GNB, PNB y el SEBIN) y 1 fiscal del Ministerio Público. 2) 15 ciudadanos cuya filiación política no se conoce, víctimas de diversos episodios de violencia 3) el resto de víctimas fatales se podrían adscribir a la oposición, de los cuales sólo 8 fallecieron por actos imputables a las autoridades, y 7 fueron víctimas de incidentes o peleas debidas a sus cortes viales, o de sus propios actos: uno murió al accionar un mortero improvisado, otro se electrocutó al reponer un obstáculo para una barricada, un tercero cayó desde la azotea de su propia casa. No incluimos en este listado asesinatos horrendos cometidos contra bolivarianos o contra personas notables con presumible intención terrorista, pero en relación con los cuales no hay todavía pruebas definitivas.

7

Es significativa la desproporción. De las 42 víctimas fatales unas 20, casi la mitad, pertenecen al bolivarianismo, entre ellas 11 funcionarios que cumplían con su deber; y otras 15 no tienen filiación política conocida pero fallecen por causa de la violencia opositora. En la oposición habría unas 15 víctimas fatales, cerca de la tercera parte del total, pero sólo 8 debidas en forma directa a actos de las autoridades, menos de la sexta parte de las fatalidades. Todos estarían hoy vivos de no haber elegido la oposición el camino de derrocar por la violencia al gobierno legítimamente electo.

8

Ello desvirtúa la idea de que la violencia homicida pueda deberse a “estudiantes”, “desarmados” y mucho menos “pacíficos”. Parte considerable de las víctimas entre los bolivarianos perecieron por disparos en la cabeza, a veces realizados desde larga distancia. Una estudiante opositora falleció de un tiro en la nuca, obviamente asestado desde las propias filas de la manifestación con la que marchaba. Una artesana y una joven embarazada fueron abatidas con disparos de armas largas. No son tácticas de estudiantes, desarmados y menos pacíficos. Tampoco lo son el incendio y destrucción de cerca de un centenar de unidades de transporte colectivo, de varias centrales eléctricas, ni el incendio de universidades, bibliotecas y de dependencias públicas, una de ellas con 89 niños de un preescolar adentro. No, una primera mirada debajo de la capucha revela una delincuencia terrorista, profesional, en buena parte foránea y mercenaria.

9

La incidencia de muertes sigue como una sombra al dominio político derechista. Señala Emilio Guerrero que el 52% de las víctimas cayó en la Capital, que de 12 víctimas en ella, 9 perecieron en las urbanizaciones del Este donde los alcaldes opositores y sus policías protegen a los terroristas; que en Mérida murieron 4 y en San Cristóbal 6. Hay otras 3 víctimas en Aragua, en barrios controlados por Voluntad Popular y 2 en Maracaibo, cuya alcaldía es opositora. Es mentira que se trate de una insurrección nacional: sus víctimas caen en un escaso número de urbanizaciones capitalinas de privilegiados con autoridades y policías opositoras cómplices de los victimarios, y en los estados cercanos a la frontera, en donde han sido detenidos paramilitares y sicarios.

10

Ninguna proclama, ningún manifiesto, ningún plan de gobierno ha sido esgrimido como excusa para esta hecatombe, salvo la propuesta de que quien gana las elecciones no debe gobernar. Ocultamos nuestros propósitos cuando son más inconfesables que nuestros actos. Una masiva campaña de destrozos y asesinatos no se mantiene durante más de tres meses sin complicidades ni financiamiento. Numerosos detenidos han confesado que recibían pagos de mil bolívares por día, y de tres mil si participaban con motocicletas ¿Levantamos un poco más la capucha terrorista? Tras ella atisban la CIA, la USAID y la NED, las mil y una ONGs creadas para distribuir sus fondos y los de los empresarios para pagar mercenarios, los partidos opositores que no han condenado el terrorismo, la Fundación Internacionalismo para la Democracia, de Alvaro Uribe Vélez, el Paquete Neoliberal que privatizará PDVSA y la educación, la salud y la seguridad social y traerá de regreso los niveles de pobreza de 70% del siglo pasado. Te conozco, mascarita. No me trates de engañar.

 

2014-05-18

 

 

alainet.org

 

 

Documentos Relacionados:

 

Subculturas guarimberas – Ávila Keymer [2014-05-19]

Sí pero no – Melo Freddy J. [2014-05-19]

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: