La caída del precio del petróleo y los tres escenarios posibles

Deja un comentario

enero 19, 2015 por La Vieja Noche

En el cierre del día jueves, el crudo tipo West Texas Intermediate (WTI) en Nueva York cerró a 46,25 dólares el barril y en Londres el Brent (de referencia para Europa y gran parte del mundo) cerró en 47,67. Ambos están por debajo de los 50 dólares y eso no sucedía desde 2009. Las alarmas que todavía no se habían encendido, lo están haciendo.

 

ALAI, América Latina en Movimiento

LAVIEJANOCHE.WORDPRESS.COM

 

 

 

14504www.radionicaragua.com.ni

 

La caída del precio del petróleo y los tres escenarios posibles

Roberto Bellato/ Economía/Recursos Naturales

El precio del petróleo de referencia mundial está en caída hace seis meses. Esta situación de desplome, que acumula un 57%, genera movimientos en todo el mundo ya que afecta no solo a los países productores, sino que arrastra economías locales, disputas comerciales y acentúa enfrentamientos históricos.

En el cierre del día jueves, el crudo tipo West Texas Intermediate (WTI) en Nueva York cerró a 46,25 dólares el barril y en Londres el Brent (de referencia para Europa y gran parte del mundo) cerró en 47,67. Ambos están por debajo de los 50 dólares y eso no sucedía desde 2009. Las alarmas que todavía no se habían encendido, lo están haciendo.

Hay una gran coincidencia entre analistas, organismos internacionales, economistas, gobiernos y hasta empresarios petroleros respecto de que la baja del petróleo es consecuencia de una sobreoferta a nivel mundial y una desaceleración de las economías de Europa y China.

La sobreoferta se debe a dos factores: por un lado, el “boom del shale” (yacimientos no convencionales) en Estados Unidos produjo un aumento exponencial de su producción, que hizo que la principal potencia mundial (y el mayor consumidor de hidrocarburos del mundo junto con China) redujera las importaciones de gas y petróleo. En 2005 el país del norte importaba 12,5 millones de barriles, mientras que en 2013 sólo seis millones. Hoy, el shale representa el 49% de la producción total de hidrocarburos de EEUU (según la Administración de Información de Energía de ese país). Un verdadero fenómeno de la principal potencia hegemónica del mundo.

Por otro lado, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), en su reunión semestral de noviembre del año pasado, definió mantener los niveles de producción para 2015. El efecto inmediato fue favorecer la sobreoferta y, así, ayudar a la caída del precio del crudo.

Donde no hay coincidencia es en los por qué a algunos le conviene el desplome del “oro negro” y a otros no. El sube y baja del petróleo genera fuertes movimientos (basta recordar “La crisis del petróleo” de 1973 o la histórica caída del 67% del crudo en 1985). Pero estos corrimientos parecieran tener una explicación geopolítica más que comercial.

Según lo que dejan ver las declaraciones de los protagonistas, se plantean tres escenarios posibles. Estos son totalmente distintos, aunque puede que ocurran al mismo tiempo.

Frenar al gringo

El primero tiene que ver con una disputa entre la OPEP y Estados Unidos. El costo de producción del shale es mucho más caro que la producción convencional y un petróleo barato perjudicaría al país del norte sin verse afectada la OPEP, ya que extrae los hidrocarburos principalmente de manera convencional. Además, con un petróleo en caída, la OPEP de todas maneras mantendría su cuota en el mercado.

La voz determinante en materia petrolera es la de Arabia Saudita. Su ministro de Petróleo, Ali al-Naimi, dijo: “No está en el interés de los productores de la OPEP el recorte de producción, sea cual sea el precio, ya sea de 20 dólares, 40 dólares…”. Y agregó que “ellos serán heridos mucho antes que nosotros sintamos algún dolor”, refiriéndose a la producción no convencional.

Arabia Saudita tiene un costo de 4/5 dólares por barril, por eso puede sostenerse inclusive con el barril a 20 dólares. En cambio, el costo de producción no convencional en Estados Unidos es enormemente superior, por eso el desplome petrolero perjudicaría al “boom del shale” norteamericano.

Halcones, palomas y Estados Unidos

El segundo escenario tiene que ver con una disputa interna dentro de la OPEP, con la mano de EEUU en las sombras. Los 12 miembros de la organización no tienen los mismos intereses. Venezuela necesita un barril caro ya que el petróleo representa el 95% de sus exportaciones. Como afirmó Rafael Ramírez, ministro de Relaciones Exteriores: “El precio deseable serían los 100 dólares por barril”.

Casi en respuesta al canciller venezolano, el príncipe y empresario petrolero de Arabia Saudita, Alwaleed bin Talal, dijo a la prensa: “No tengo dudas de que el petróleo nunca volverá a costar 100 dólares”. Arabia Saudita junto con Emiratos Árabes Unidos y Kuwait integran un sector en la OPEP que es histórico aliado de Estados Unidos.

Por su parte, el presidente iraní, Hasan Rohani, en coincidencia con Venezuela afirmó sin muchas vueltas que “quienes han planificado la baja de los precios del petróleo contra ciertos países lo lamentarán”.

Este escenario tiene a los países históricamente aliados de EEUU, en detrimento de otros de la OPEP, como Venezuela, Ecuador, Irán y Nigeria, que promueven un petróleo elevado. Pero también en este escenario de petróleo barato se ve afectado Rusia, históricamente enfrentado a EEUU.

Quizá por ese motivo es que Nicolás Maduro, presidente venezolano, está de gira mundial con un sólo tema en su agenda: buscar apoyos y acuerdos para elevar el precio del petróleo. Arrancó 2015 reuniéndose con Xi Jinping, presidente de China, estuvo por varios países de Asia y África. Ayer estuvo en Moscú con el presidente Putin y en breve se reunirá con Peña Nieto, de México.

El grande se come al chico

El tercer escenario es el de menor peso según analistas y la prensa especializada, ya que no tiene que ver con una cuestión geopolítica, sino con una disputa interna dentro las petroleras de los EEUU: las grandes se quieren comer a las chicas borrándolas del mapa del shale con un precio bajo del petróleo para provocar su quiebra.

El “boom del shale” comenzó en 2008 (justo al mismo tiempo que se declaraba en quiebra Lehman Brothers y daba inicio a la crisis económica de 2008/2009) y tuvo como protagonistas a las grandes petroleras Chevron y Exxon Mobile, entre otras. Por el otro, los empresarios medianos y chicos que, tentados por la nueva fiebre del oro, llegaron con capitales desde otros sectores económicos ajenos a los hidrocarburos.

Pero estas empresas se endeudaron para acceder a las inversiones no convencionales. Se calcula que el total de la deuda de las petroleras medianas y pequeñas de shale en EEUU es de 200 mil millones de dólares.

En 2015 podrían correr el riesgo de no poder afrontar sus deudas con un precio bajo del petróleo, como ya le sucedió a la empresa WBH Energy, una de las primeras estadounidenses exitosas del “boom del shale”, que el 4 de enero de este año se declaró en quiebra.

Es probable que no estemos en presencia de un solo escenario y haya múltiples factores superpuestos bajo la lógica de que el grande se come al chico. También se espera que a mitad de 2015 el precio suba. Pero el petróleo mueve montañas y todo puede pasar.

El 13 de enero, la agencia Reuters informó de una reunión que mantuvieron la subsecretaria de Energía de Estados Unidos, Elizabeth Sherwood-Randall, y el ministro de Petróleo de Arabia Saudita, Ali al-Naimi. No se conocen los detalles de lo conversado, pero se sabe que amigos son los amigos.

@rbellato8

2015-01-16

alainet.org

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: