El marqués y sus molinos de viento

Deja un comentario

marzo 5, 2015 por La Vieja Noche

La acérrima defensa liberal que realiza al statu quo internacional, su quijotesca cruzada en contra de todo aquello y de todo aquel y aquella que atente con la Weltpolitik neocolonial; su quijotesco posicionamiento anti socialista enfrascado en un superado esquema eurocéntrico lo hace hacer de su trinchera literaria un eficiente instrumento del fallido y criminal sistema al cual representa. Don Quijote siguió diciendo a Sancho: “La ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear, porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta, o pocos más, desaforados gigantes, con quien pienso hacer batalla y quitarles a todos las vidas, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer; que ésta es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente de sobre la faz de la tierra”.

ALAI, América Latina en Movimiento

LAVIEJANOCHE.WORDPRESS.COM

 

mario-vargas-llosamexico.cnn.com

El marqués y sus molinos de viento

José Toledo Alcalde/ Politica, Internacional

La mayor virtud del literato es el haber hecho de la vida un escenario paralelo de existencias en donde la ficcion y la realidad se entrecruzan hasta no más saber cuál es cual y en tremenda aventura logra trasportar nuestra imaginación a niveles indescriptibles de experiencias en los océanos profundos de la subjetividad y objetividad. Es así como el fabuloso imaginario del Manco de Lepanto nos colocó en uno y mil escenarios de inagotables senderos de dulzura y sabiduría. Los molinos de Don Quijote, sus monstruos, aquellos a quien tenía que vencer a como dé lugar fueron desenmascarados permanentemente por el buen Sancho Panza, escudero, antítesis del caballero, de la nobleza enloquecida en sus absurdas fantasías. Que gran enigma de la historia permitirnos ser testigos de una quijotesca realidad, la políticamente desbalanceada y como siempre ilustradas fantasías conspiratorias del escribidor el Marqués Mario Vargas Llosa.

Si existe algo que agradecer al marqués, aparte de la extraordinaria herencia literaria de dimensión universal, es brindarnos el perfil imaginario y las anti-democráticas percepciones de las corporaciones financieras, grupos de poder y gobiernos afines. La acérrima defensa liberal que realiza al statu quo internacional, su quijotesca cruzada en contra de todo aquello y de todo aquel y aquella que atente con la Weltpolitik neocolonial; su quijotesco posicionamiento anti socialista enfrascado en un superado esquema eurocéntrico lo hace hacer de su trinchera literaria un eficiente instrumento del fallido y criminal sistema al cual representa. Don Quijote siguió diciendo a Sancho: “La ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear, porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta, o pocos más, desaforados gigantes, con quien pienso hacer batalla y quitarles a todos las vidas, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer; que ésta es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente de sobre la faz de la tierra”.

En su penúltimo artículo “Harakiri”[1], el honorable marqués, embebido en sus laberintos burgueses y ajetreada agenda turística, no duda un segundo en alinear a los gobiernos de la Republica del Argentina, Venezuela y Grecia con las dictaduras de Hitler y Mussolini. Los niveles de simplicidad e irresponsabilidad política del marqués hacen eco de la visión arrogante y magnánima de la cual presumen los voceros de Washington y aliados. La patológica ceguera política del marqués lo hace dirigir equívocamente tres vocablos en la dirección incorrecta: empobrecerse, barbarizarse y corromperse. El espejismo político que hace que el ilustre marqués vea molinos de vientos convertidos en monstruos hace que califique las luchas socio-político y económicas lideradas por Venezuela, Argentina y ahora Grecia como tragedias, procurando negar lo históricamente innegable: el más cruel e inhumano sistema al cual representa, el capitalismo salvaje. Pobreza, barbarie y corrupción son casualmente las iniquidades que Venezuela, Argentina, Grecia, así como los países miembros del ALBA, denuncian permanentemente tanto interna como externamente. La arrogancia del marqués no le permite escuchar las voces sabias de los sanchos del mundo, pueblos que luchan por su soberanía y liberación definitiva de las cadenas de opresión, así como no le permite ver los signos de los tiempos los cuales indican el fin de un cruento periodo histórico al cual él representa, el periodo de la inhumana percepción de la vida basada en la acumulación y destrucción del débil como expresión de criminal empoderamiento.

En el país virtual de las sinrazones y sinsentidos, desde donde emite sus epítetos, los molinos de vientos contra los cuales lucha usted honorable marqués, en incansables contiendas periodísticas, no solo son alucinaciones majaderas sino un atentado contra la soberanía de los pueblos citados en su artículo, Venezuela, Argentina y Grecia. Una clara alineación, promoción y defensa de los planes golpistas político, económico y militar en Venezuela, así como alineado con la internacionalmente orquestada conspiración contra Argentina y la resurgente Grecia. El marqués señala que la Argentina de hace setentaicinco años era “un país del primer mundo, próspero, culto, abierto, con un sistema educativo modélico”. La Argentina, colonia británica y francesa, era la Suiza de los arribistas sueños del marqués. Aquella Argentina aniquiladora de sus poblaciones originarias e importadora de mano campesina europea; aquella Argentina oligarca y entreguista que hizo de las Malvinas el centro de operaciones militar de su adorada y muy civilizada Inglaterra, esa Argentina colonizada era el paraíso en medio de una Latinoamérica “hambrienta y atrasada”. ¿De qué país del primer mundo habla el marqués? En una Argentina que cuenta en su registro histórico , solamente en el siglo XX, con seis golpes de Estado 1930, 1943, 1955, 1962, 1966 y 1976, esta última dictadura durando tenebrosamente cinco años con miles de asesinatos y desapariciones en su haber hasta el día de hoy. No nos llama en nada la atención la compatibilidad de percepciones entre el dictador Jorge Rafael Videla, y el marqués quienes coinciden en desacreditar a Perón y la pareja Kirchner.

Para el honorable marqués es pobreza, barbarie y corrupción que en Argentina el número de parques industriales sea 400 obra que abarca a más de 7800 empresas pequeñas y medianas, en donde trabajan más de 250.000 argentinas y argentinos; para el honorable marqués la recuperación en favor de Argentina de patentes para modelos y diseños industriales es pobreza, barbarie y corrupción; para el honorable marqués es pobreza, barbarie y corrupción que en Argentina no exista paciente infantil en espera de cirugía por cardiopatía congénita y sea líder en trasplante de órganos, así como líder mundial – conjuntamente con Cuba – en atención medica por habitante. Para el marqués es pobreza, barbarie y corrupción que Repsol-YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales) haya sido expropiada pasando el 51% a manos del Estado Argentino. Estos signos y muchos más de la soberanía Argentina son signos de pobreza, barbarie y corrupción para el marqués, de una digna Argentina que lucha día a día por la defensa de su soberanía y la de los pueblos de la región.

Pareciera que el marqués coincide con la “agüela” del sabio Sancho Panza quien según el escudero decía que en el mundo hay solo dos linajes: “el tener y el no tener” y que en la contextualización de Sancho manifestaba su expresión entre el “haber y el saber”: “un asno cubierto de oro parece mejor que un caballo enalbardado” sentenció Sancho. Es así como el mundo del marqués, un mundo de noblezas y educaciones europeamente refinadas, un mundo de elucubraciones conspirativas y perspectivas anti-democráticas, es hecho, medioevalmente, de nobles y lacayos, civiles y barbaros, ignorantes e ilustres, desarrollados y subdesarrollados, y esto no es novedad.

Después de vapulear a la Republica Argentina, el “Harakiri” del marqués lo llevó a atacar a la República Bolivariana de Venezuela: “Otro caso emblemático del harakiri político es el de Venezuela. Tenía una democracia imperfecta, cierto, pero real, con prensa libre, elecciones genuinas, partidos políticos diversos, y, mal que mal, el país progresaba” y al mismo tiempo reconoce: “Abundaban la corrupción y el despilfarro”. La alucinación y desorientación del marqués no es ingenua. El marqués sabe muy bien que lo que señala se alinea perfectamente con el concierto golpista patrocinado por Washington y sus aliados y esto debe ser sancionado simbólicamente por los organismos de la región como CELAC, UNASUR, MERCOSUR y el ALBA. No puede seguir permitiéndose que, figuras públicas, amparadas en la groseramente manipulada “libertad de expresión” se permitan promover desestabilizaciones de gobiernos democrática y soberanamente elegidos. La infamia e ignorancia política del marqués no tiene límites, juzga al soberano pueblo de Venezuela de ciegos por haber ejercido su derecho al voto soberano y bajo el amparo de su magna Constitución: “Hasta en ocho oportunidades tuvieron la posibilidad de enmendar su error y no lo hicieron, votando una y otra vez por un régimen que los llevaba al precipicio. Hoy pagan cara su ceguera”.

Todos los triunfos de la Revolución Bolivariana, los logros que se traducen en millones de familias las cuales han mejorado su calidad de vida comparado con la época de corrupción y despilfarro, que el marques mismo señala, les parecen molinos de vientos por vencer. No queremos santificar el gobierno bolivariano de Venezuela, para santos y santas las mujeres y hombres que luchan diariamente para llevarse un pan al hogar. Los mismos dirigentes del gobierno bolivariano se están encargando de separar de sus filas a aquellos funcionarios que traicionan los ideales revolucionariamente bolivarianos. ¿Esto no sucede en todos los contextos? ¿Acaso la España, Inglaterra o Suecia que tanto ama el marqués está exenta de desvíos y corrupciones? ¿Qué opina el marqués de los escándalos financieros de la Infanta, hija de la ex pareja Real? ¿Acaso por esta razón debió promoverse el derrocamiento del mandatario Rajoy o el asesinato de la familia Real? La soberanía española los llevará a resolver sus conflictos (como será con la presencia de Podemos la cual usted desacredita) y nunca asistiremos a ningún tipo de concierto golpista internacional en contra de la absurda política financiera neoliberal del régimen Rajoy a quien usted defiende. El pueblo español cuenta con las herramientas jurídicas suficientes como para llevar adelante un proceso democrático electoral que hará que la historia de ignominia social cambie y esto es soberanía.

¿Dónde el enojo, la arrechera, del marqués? Aquel enojo que lo alinea e iguala con los principales tiranos y tiranas de la comunicación internacional. Argentina defiende sus soberanía energética expropiando YPF la cual fue regalada, a manos privadas, por el obscenamente célebre ex mandatario Carlos Saúl Menem y usted honorable marqués se enoja; el pueblo argentino en su mayoría apoyó y sigue apoyando la propuesta liderada por la pareja Kirchner y usted se enoja; en justo derecho de su soberanía el pueblo Argentino reclama las Malvinas y usted se enoja y se enoja queriendo hacernos creer que existen monstruos donde no los hay, nuestra fantasía no da para tanto como la suya honorable marqués. Con que derecho el honorable marqués se permite, haciendo uso de su público reconocimiento, calumniar funcionarios de soberanos pueblos como Argentina, Venezuela y Grecia, por mencionar solamente los aludidos en su “Harakiri”? ¿Con que derecho llama al Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela “dirigente del narcotráfico” haciendo eco de las conspiratorias calumnias del Diario ABC? El marqués seguramente figurará en la lista de denunciados del Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y que demuestren ante las instancias respectivas las acusaciones formuladas, así de sencillo. El honorable marqués señala que las instituciones del Estado Bolivariano son “sirvientes del poder” y usted ¿sirviente de quien…?

La ceguera blanca del ensayo de José Saramago es la ceguera del marqués. Fama, arrogancia y su alineamiento a los grupos de poder lo hace víctima de sus propios fantasmas y ruindades, que al final es algo de lo que cada uno de nosotros y nosotras podríamos tener, pero no con la vil e ilustrada genialidad con la cual se maneja el marqués al servicio del imperio de la acumulación y culto al capital. ¿Cómo puede negar estas dos verdades sobre la República Bolivariana de Venezuela sino desde su ceguera blanca? Contar con el sistema electoral “mejor del mundo” en palabras de Jimmy Carter, contrariamente al estadounidense que según el ex mandatario norteamericano Carter es uno: “de los peores procesos electorales en el mundo, debido a la afluencia excesiva de dinero privado” y haber sido elegido como miembro no permanente al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (ONU). Honorable marqués, Venezuela solo necesitaba 122 votos para ingresar el Consejo de Seguridad y fueron 181 países los que votaron en su favor.

En este contexto de respeto a los principios constitucionales, de ejercicio del sufragio universal como instrumento democrático y respaldo internacional – a pesar de los errores cometidos y el largo camino que exige la construcción del Socialismo en Venezuela y el mundo entero – ¿Al servicio de quien dispara desde su literaria trinchera honorable marqués cuando conspirativamente y alineado con los grupos golpistas financiados desde los EE.UU, afirma: “el Gobierno de Maduro ha demostrado que, aunque inepto para todo lo demás, a la hora de fraguar elecciones y de encarcelar, torturar y asesinar opositores no le tiembla la mano”?

Por el contario, es al marqués a quien no le tiembla la mano para descubrir su doble rasero político y la sombría democracia que tanto defiende. Así como la traición del mandatario peruano Ollanta Humala al plan de gobierno que lo llevó a la victoria y su inmediata servidumbre a la agenda impuesta por las corporaciones financieras internacionales monitoreadas desde Washington y Europa, el marqués avala, defiende y justifica la doble moral política de los gobernantes quienes una vez ubicados en el sillón presidencial deberían cancelar las “promesas electorales” y ponerse de inmediato a disposición de los grupos de poder. Para el marqués esta filosofía de poder no representa pobreza, barbarie y corrupción. Para el honorable premio noble de literatura engañar al pueblo – en favor de las minorías privilegiadas – no es anti-democracia, ni dictadura, ni atentado contra la soberanía constitucional de una Nación. Su ética es avalada en el mundo de molinos de viento por quijotescos y desquiciantes caprichos los cuales persiguen la perpetuación de un sistema politico-economico que lo único que hizo, hace y podría seguir haciendo es originar división, destrucción y desolación por doquier.

Observen lo señalado por el marqués: “Syriza proponía acabar con la austeridad y con las privatizaciones, renegociar el pago de la deuda a condición de que hubiera una “quita” (o condonación) importante de ella, y reactivar la economía, el empleo y los servicios con inversiones públicas sostenidas… Lo mejor que podría pasar es que estas bravatas de la campaña electoral fueran archivadas ahora que Syriza ya tiene responsabilidades de gobierno y, como hizo François Hollande en Francia, reconozca que prometió cosas mentirosas e imposibles y rectifique su programa con espíritu pragmático, lo cual, sin duda, provocará una decepción terrible entre sus ingenuos electores. Si no lo hace, Grecia se enfrenta a la bancarrota, a salir del Euro y de la Unión Europea y a hundirse en el subdesarrollo”. Exactamente lo que hizo Alberto Fujimori, Alan García, Alejandro Toledo y Ollanta Humala en el Perú – por citar algunos – y se negó hacer el Comandante Hugo Chávez Frías, el Presidente Constitucional Nicolás Maduro Moros, la pareja Kirchner y Alexis Tsipras – por mencionar mandatarios de los países aludidos en el “Harakiri” del marqués.

Como era de esperarse el marqués se rindió a los pies de la señora Merkel y la Troika, evidentemente dicho el milagro, era obvio señalar la santa y luego juzga a Syriza de estar afectados de un fenómeno freudiano de transferencia, el marqués acusa a los otros de aquello que él es incapaz de aceptar como propio. El marqués no contento con irrespetar a los pueblos del Argentina y Venezuela (por mencionar los aludidos en el artículo “Harakiri”) trata las propuestas económicas del soberano pueblo de Grecia de “picaresca y tramposa” promoviendo anti-democrática y desestabilizadoramente, una vez más, conspiraciones golpistas en contra de los programas políticos internos de gobiernos elegidos democráticamente. Como es vox populi y en absoluto nada nuevo, todo lineamiento político en favor de los intereses del BM, FMI, el BID y grupos de poder son calificados de “democráticos”, respetuosos del “orden constitucional” y defensores de los “Derechos Humanos”. Por otro lado, toda postura política contraria al saqueo económico-fiscal promovido por la falsa y trasnochada idea del desarrollo es considerada “subversiva”, “dictatorial”, “anti-democrática” y contraria a los “Derechos Humanos”, por lo tanto digna de desplazamiento por un gobierno de transición – como lo que viene sucediendo en Venezuela – en donde Washington y los grupos de poder abriendo las puertas al saqueo como sucedió en Honduras y Paraguay.

Coincidencias de la historia, el mismo ex monarca español Juan Carlos, quien condecoró a 43 militares y 13 civiles responsables de la dictadura militar del dictador Videla acusado de infames crímenes y desapariciones, monarca español quien avaló una de las más brutales expresiones de la intromisión norteamericana en Latinoamérica, homenajeó al marqués creando en su honor el Marquesado de Vargas Llosa.

Agradecemos al marqués quien es siempre pronto a diseñarnos esquemáticamente el criterio político de los grupos de poder que atentan incansablemente contra la democracia real, aquella defensora de las soberanías de los pueblos y no la que vela por el lucro y la barbarie de corporaciones financieras y emporios empresariales. Sancho Panza preguntó al Quijote ¿Qué gigantes? Y el Quijote respondió Aquellos que allí ves de los brazos largos, que los suelen tener algunos de casi dos leguas, Sancho respondió: “aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino”. Honorable marqués, no pretenda enriquecerse del despojo que le propinan sus internacionales cruzadas anti-democráticas. Sancho Panza no es más una figura literaria y solitaria, él sabio escudero se convirtió en millones, se llama pueblo, el cual está despierto y construyendo paso a paso relaciones del buen vivir, aquella de nuestros pueblos originarios de la digna y tierna Abya Yala, aquella en donde se engendran los ideales martianos y bolivarianos en pro del Socialismo promovido, defendido y por siempre construido desde Latinoamérica y el Caribe para el mundo.

04/03/15

 

[1] http://www.larepublica.pe/columnistas/piedra-de-toque/el-harakiri-08-02-2015

 

 

alainet.org/

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: